BLOG EVENTOS NOSOTROS VIDEO WEBINARS CONTACTO INICIAR SESIÓN

¿Es su Cultura Organizacional una Fuente de Ventaja Competitiva?

cultura Dec 04, 2019

Rodrigo Del Campo

Todas las organizaciones, desde las más pequeñas empresas familiares hasta las mayores corporaciones globales, tienen una cultura propia y única. Esta cultura refleja la sabiduría que ha acumulado la gente que compone la organización a lo largo de toda su historia y es un elemento central de su identidad en el presente --aunque está inevitablemente enraizada en las lecciones aprendidas en el pasado.

El desafío para los líderes organizacionales actuales, entonces, es decidir cuánto del pasado debería ser preservado para el futuro. ¿Cómo se deberían adaptar aquellos principios, que nos han servido tan bien hasta ahora, a los desafíos que enfrentaremos mañana? ¿Cómo deberíamos encarar la delicada tarea de instalar las prácticas obsoletas del pasado en el museo corporativo, de tal forma que no se conviertan en obstáculos para las mejores prácticas --y los mejores clientes.

Algunos líderes tratan de ignorar estos aspectos completamente y se concentran en los indicadores financieros, los reportes de los analistas, los flujos de caja descontados y en su próxima adquisición. Eso es una mala idea. Como ha dicho Lou Gerstner, el ex-CEO y Chairman de IBM, "La cultura no es sólo un aspecto del juego --ES el juego. Al final, una organización no es más que la capacidad colectiva de sus personas para crear valor".

Puede ser fácil para los ejecutivos superiores de una organización enfocarse tan exclusivamente en la estrategia que se olvidan que es la gente la que tiene que implementar los planes, crear la tecnología y desarrollar los mercados. Sin la gente, lo único que uno tiene es una idea.

El CEO del exitoso banco Wells Fargo, John Stumpf lo ha expresado muy bien: "Todo se resume a la cultura. Yo podría dejar nuestra estrategia en el asiento de un avión y un competidor la podría leer, pero no marcaría ninguna diferencia".

Una de las iniciativas más potentes que las organizaciones pueden implementar es crear un carácter y personalidad únicos, altamente apropiados para el ambiente de negocios en que se deben desenvolver y diferenciado de su competencia. Pero, ¿por dónde deberían empezar? La investigación ha mostrado que la cultura de una organización afecta el desempeño de un negocio de cuatro formas principales: a través de su sentido de misión; a través de su nivel de adaptabilidad; a través de la participación o involucramiento de su gente; y a través de la consistencia provista por una fundación sólida de creencias y valores rectores.

Estas son las áreas que impactan de forma más clara el desempeño de un negocio, por lo cual deberían constituirse en el punto de partida.

  • Misión: Las organizaciones exitosas tienen un claro sentido de propósito que les permite definir sus metas y estrategias y crear una visión persuasiva del futuro. Una misión clara provee propósito y significado a través de la definición de un rol social estimulante y un conjunto de metas para la organización. Los líderes tienen un rol crítico en la definición de la misión, pero una misión sólo puede tener éxito si es bien entendida desde los niveles más altos hasta los más bajos de la organización.

  • Adaptabilidad: Un fuerte sentido de propósito y dirección debe ser complementado con un alto nivel de flexibilidad y capacidad de respuesta al ambiente de negocios. Las organizaciones adaptables traducen rápidamente las demandas del ambiente organizacional en acciones concretas. Sin embargo, la experiencia muestra que las organizaciones con un fuerte sentido de propósito y dirección a menudo son las menos adaptables y las más difíciles de cambiar.

  • Participación: Las organizaciones efectivas empoderan y comprometen a su gente, construyen su organización alrededor de equipos y desarrollan las capacidades en todos los niveles. Los miembros de la organización están altamente comprometidos con su trabajo y sienten un fuerte sentido de "engagement" y pertenencia. La gente en todos los niveles siente que tienen participación en las decisiones que afectan su trabajo y que su trabajo está directamente conectado con las metas de la organización.

  • Consistencia: Las organizaciones son más efectivas cuando son consistentes y están bien integradas. El comportamiento debe basarse en un conjunto sólido de valores rectores y la gente debe ser hábil para poner estos valores en acción al ser capaces de generar acuerdos, al mismo tiempo que incorporan diversos puntos de vista. Las organizaciones consistentes tienen empleados altamente comprometidos, un método distintivo de hacer negocios, una tendencia a promover desde adentro y claras guías conductuales. Este tipo de consistencia es una muy poderosa fuente de estabilidad e integración interna.

Nuestra investigación y experiencia muestra que este modelo provee un enfoque útil y efectivo para entender y moldear las culturas organizacionales. Y, como suele suceder en la vida real, también contiene tensiones y contradicciones que los ejecutivos deben entender y gestionar si desean ser exitosos.

Por ejemplo, las culturas efectivas siempre necesitan resolver dos problemas al mismo tiempo: la adaptación externa y la integración interna. Esto significa que existe una constante tensión entre la estabilidad y la flexibilidad, así como entre el foco interno y externo. Adicionalmente, va a haber tensiones entre la consistencia interna y la adaptabilidad externa, así como entre la misión y la participación.

Para cada una de estas contradicciones dinámicas, es relativamente fácil hacer una cosa o la otra, pero muy difícil hacer ambas.

Por ejemplo, las organizaciones que están muy enfocadas en el mercado y son muy agresivas en perseguir cada oportunidad de negocio a menudo tienen dificultades con la integración interna, mientras que aquellas que están extremadamente integradas a menudo tienen muchos desafíos para enfocarse en los clientes.

No cabe duda que la construcción de ventajas competitivas sostenibles es la principal responsabilidad de los líderes superiores de una organización.

Los líderes de las organizaciones más efectivas en distintas industrias y áreas geográficas en todo el mundo son capaces de encontrar formas creativas de resolver estas contradicciones dinámicas, sin tomar el camino simple de elegir una de las alternativas en desmedro de la otra. Y eso es lo que convierte a sus culturas organizacionales en una sólida ventaja competitiva.

* Adaptación de ¿Es su Cultura Organizacional una Fuente de Ventaja Competitiva? Dan Denison, Denison Consulting.

Suscríbete a nuestro NEWSLETTER

Recibe artículos, entrevistas y videos con información relevante sobre cómo construir la Efectividad Organizacional en tu organización, además de noticias sobre nuestros eventos, talleres y webinars.

Close

50% Completo

Déjanos tu información de contacto y te responderemos muy pronto.